PRESUPUESTO 50 30 20

Mayo 2015
Sabes reconocer tus gastos corrientes ? Sabes cuánto debes destinar a deudas? Sabes qué porcentaje de tus ingresos deberías ahorrar?
Son preguntas que debemos hacernos para manejar efectivamente nuestro presupuesto personal o familiar. En general el éxito de este plan está en saber reconocer que cosas van en cada sitio.
Dentro del 50 % de tus ingresos netos debes incluir tus necesidades, en el 30 % tus deseos y en el 20 % tus ahorros.
Un punto de quiebre es saber la diferencia entre necesidades y deseos. Por ejemplo, la TV por cable, la electricidad, las medicinas, que vendrían a ser,  Necesidades o deseos?.  Analicemos, que pasaría si prescindimos de la TV por cable, nada. Entonces no es una necesidad y debemos considerarla como tal, sin embargo no podemos prescindir de la electricidad y las medicinas ya que si son realmente necesidades.
El presupuesto 50 30 20  ayuda a ajustar los gastos en función a conseguir una meta financiera, asimismo ayuda a darse cuenta que son necesidades y que son deseos así como determinar el porcentaje de los ingresos que se deben asignar a cada rubro. Por otro lado, también es de suma utilidad para asignar un porcentaje al ahorro y las deudas.


Lo primero que se debe hacer es tener claro a cuánto  ascienden  los ingresos sin impuestos. Una vez determinado esto se realiza un listado de necesidades, deseos, deudas y cuanto es lo que anhelarías ahorrar.
Lo segundo es limitar tus necesidades al 50% de tal manera de tratar no exceder  este porcentaje para los gastos corrientes. Algunos ejemplos que debes incluir en este rubro son  electricidad, agua, alimentos, colegios, universidad y todo aquello que sea una necesidad. De tenerse un crédito hipotecario o automotriz o personal, se debe incluir la cuota mensual dentro de este grupo.
Lo tercero es reservar el 30% de los ingresos para cosas que quieres. En este rubro se debería incluir todos los gastos que deseamos realizar pero que no son realmente indispensables. Ejemplos para esta categoría serían regalos, entretenimiento, TV por cable, gimnasio, salir a comer, un nuevo par de zapatos, etc.
Lo cuarto es destinar el 20% de los ingresos para el ahorro. En la actualidad, existen varios métodos de ahorro, puede ser a través de una cuenta de ahorro, depósitos a plazo fijo, fondos mutuos, planes de ahorro mensuales, etc. El futuro no se puede predecir y en cualquier momento este dinero se puede usar para una emergencia médica o en caso se pierda el empleo. Si se va a cancelar una deuda (entiéndase terminar la deuda o hacer un prepago) también debe asignarse en este grupo.
Definitivamente cada quién puede considerar que porcentaje asignar a cada categoría pero de acuerdo a estudios realizados por expertos, aconsejan que si se respetan los parámetros mencionados en este artículo, la posibilidad de ÉXITO de manejar un presupuesto y una conducta de ahorro efectiva es muy alta.
El presupuesto tiene que ser revisado periódicamente ya que las situaciones laborales, económicas y familiares pueden cambiar de un momento a otro.
Tener presente que si uno comienza muy temprano a tener un orden financiero, cuando sea cabeza de familia le será muy fácil administrar el presupuesto familiar.

Para mayor consulta escribir a mlozano@ladoeconomico.com

0 comentarios:

Copyright © Todos los derechos reservados - LadoEconomico.com - Página web elaborada por Esteban Valderrama